semidetached semidetached
*

Desconectado L. Wolstenholme

  • 624
  • 5
  • tea duck queen, feet troll pea cat door
De España, de los RHCP y muchas cosas más (2001)
« en: Lun, 14 de Abr del 2008, a las 15:02:40 »
Los tres componentes de Muse han estado en la carretera durante casi tres
   años de manera casi ininterrumpida. Desde la monstruosa gira para
   promocionar su álbum de debut, "Showbiz", en la que llegaron a ser
   teloneros de Red Hot Chili Peppers y Foo Fighters en los Estados Unidos,
   hasta patearse todos los festivales europeos, parece que los chicos no
   paran. Su segundo trabajo, "Origin of Symmetry" les ha consolidado en la
   primera división de la escena actual y les ha permitido realizar una gira
   aún más grande por una veintena de países. Rock Sound se citó con el
   bajista Chris Wolstenholme, el batería Dom Howard y, eventualmente, con
   su cantante y guitarra, Matt Bellamy (con síntomas de gripe) en Barcelona,
   mientras los chicos se preparaban para su actuación en la sala Razzmatazz.
   Como lo único que les falta antes de la actuación es comprar algo para
   llevar al escenario, nos ofrecemos para llevarlos a algunas tiendas de moda
   de Barcelona. Chris nos explica las ganas que tiene de hacer buenas
   actuaciones en España, aprender idiomas y volver a tocar la batería. Al
   final, después de dos horas de compras, sólo han encontrado una camiseta
   entre los tres. Pero, ¡vaya camiseta! Es negra, corta y lleva dos grandes
   cremalleras por delante. Muy rock n' roll, pero sin perder el estilo Muse.

    En esta gira ya habéis pasado por unos veinte países hasta el momento.
   ¿Nunca os cansa viajar tanto?
        Chris: "Muchos grupos prefieren establecerse primero en su propio país
      y sólo entonces intentarlo en el extranjero, pero nosotros empezamos a
      construir una base de fans en todas partes a la vez. Hay grupos que
      sólo están interesados en el dos por ciento del mercado mundial y sólo
      se preocupan por hacerse famosos en su propio país. Pero nosotros
      creemos que no se debe perder la oportunidad de viajar y conocer gente.
      Nos encanta irnos a dormir en un país y a la mañana siguiente
      levantarnos en otro distinto. Es una pasada".

    ¿Crees que algún día perderéis las ganas de seguir con este ritmo de vida?
         Chris: "No, no lo creo. Yo sólo tengo 22 años y Matt y Dom sólo tienen
       23. Por lo tanto creo que nos quedan unos cincuenta años más, ¡antes
       de que nos vean demasiado viejos para tocar rock!".

    La prensa inglesa os ha tratado bastante bien, pero parece que siempre
   están en busca de algo nuevo, por el contrario la prensa americana opta
   por grupos más establecidos. ¿Cómo veis esto, y cómo os va en los Estados
   Unidos?
         Chris: "Nos gustan mucho los Estados Unidos. Estuvimos allí cuando
       pasó todo eso de los atentados en Nueva York y en Washington. Estuvimos
       en Boston grabando unos temas nuevos sólo unos cinco días antes de que
       pasase todo. Fue una locura estar allí. Queremos pasar más tiempo en
       los Estados Unidos, nos parece un buen país. Tenemos planeado vivir
       allí durante unos seis meses el año que viene para realizar una gira
       bastante extensa y grabar más temas".

    De hecho, ya habéis tocado en los Estados Unidos. ¿Cómo fue la gira que
   realizasteis juntos con Red Hot Chili Peppers y Foo Fighters?
         Chris: "Fue genial. Hicimos esta gran gira hace un año o quizá algo
       más. Fue increíble tocar con dos grupos tan famosos como ellos, y lo
       pasamos muy bien. Nosotros tocábamos los primeros cada noche, pero
       todas las noches después de nuestra actuación las pasábamos viendo
       los RHCP y Foo Fighters. Nos gustan mucho estos grupos y nos sentimos
       muy afortunados de haber tenido la oportunidad de tocar juntos".
         Dom: "Tocar con grupos así de grandes es otro mundo, porque cada arena
       o estadio que tocábamos cabían unas 25.000 personas, que ¡son
       muchísimas personas! No pasamos demasiado tiempo con los propios
       músicos, porque siempre estaban muy liados con la prensa y la
       promoción, pero cuando tratamos con ellos nos caímos muy bien. Son muy
       simpáticos. Anthony y Flea de RHCP son dos locos. Quien me cayó mejor
       de todos fue Dave Grohl de Foo Fighters, porque soon un gran fan de su
       trabajo en Nirvana".
         Chris: "También es verdad que se puede perder la intimidad cuando tocas
       en recintos tan grandes y lo vivimos cuando estábamos en los Estados
       Unidos. Aprendimos mucho viendo los RHCP porque disfrutaban mucho de
       su tiempo en el escenario y parecía que la reación entre los
       componentes era muy fuerte, y creo que esto el público lo nota. Ahora,
       nos dedicamos a pasarlo bien juntos mientras estamos en el escenario,
       creo que mejora la actuación".

    ¿Tenéis alguna preferencia sobre el tamaño de la sala en la que tocáis?
         Chris: "Nos gusta todo tipo de sala, pero para el espectador es peor
       en sitios grandes. Nos gustan las salas que hemos visto en Europa, y
       sobretodo aquí en España, porque las salas no son enormes y son más
       íntimas".

TODO CAMBIA

    Ésta es la segunda vez que venís a España en seis meses. ¿Qué ha cambiado
   desde vuestra última actuación aquí y la que tocaréis esta noche?
         Chris: "Hemos cambiado mucho la actuación. Así la mantenemos fresca.
       Estuvimos aquí hace seis meses, sí, pero esta vez todo es nuevo. La
       última vez que tocamos era antes del lanzamiento del segundo disco,
       'Origin of Symmetry', y no tocamos muchas piezas de éste. Ahora
       tenemos una nueva lista de temas con muchas canciones nuevas, que no
       habremos tocado en España hasta esta noche. También habrá algunas
       sorpresas para el público".

    ¿Qué tipo de sorpresas?
         Chris: "Siempre nos gusta hacer algo nuevo durante las actuaciones.
       En esta gira hemos incorporado dos pantallas en el escenario, con
       cámaras que monta nuestro amigo Tom. Tom irá grabándonos durante la
       actuación y se emitirá en las pantallas. Es muy guay, porque las
       cámaras tienes unos efectos muy psicodélicos y Tom las pone en todas
       partes del escenario: en mi micrófono, en la guitarra de Matt y debajo
       de la batería de Dom. Lo hacemos para presentar otra perspectiva de la
       que tiene normalmente el público. Para cambiar las dimensiones de la
       sala".

    Dentro de la escena rockera, Muse parece un grupo bastante vanguardista en
   muchos sentidos: tanto en las letras como en el sonido. ¿De dónde las ideas
   del grupo? ¿Leéis mucho?
         Chris: "Dom y yo no leemos tanto como Matt. Todo el tema del disco,
       'Origin of Symmetry' fue extraído de unos libros que había leído. uno
       se llamaba 'Hyperspace' y trata de... ¡no sé qué! No, en serio, trata
       de la geometría matemática del universo (risas) y todo este 'origen de
       la simetría' en el mundo. Todavía no he tenido tiempo de poder leer
       este libro pero me gustaría. Este libro es de donde vino toda la
       inspiración para concebir el disco".

SI BEBES NO TOQUES

    ¿Hacéis algún ritual antes de una actuación para relajaros?
         Chris: "A veces, sí. Hay grupos que hacen rituales para estar listos
       para tocar antes de salir a la gente, pero nosotros sólo intentamos
       relajarnos. Queremos un poco de tranquilidad antes de la tormenta de
       la actuación. Yo me siento unos diez minutos, en cambio Matt no para
       de caminar arriba y abajo por la habitación. Dom es el más tranquilo de
       nosotros tres, y sólo se queda un poco callado. Dom reflexiona mucho
       antes de actuar".

    ¿Alguna vez habéis salido borrachos en el escenario en plan estrellas del
   rock desfasadas?
         Chris: "Lo solíamos hacer, pero afecta mucho cómo tocas. Después de
       unas cuantas bebidas todo te parece de puta madre. No te das cuenta si
       estás tocando muy mal. La última vez que tocamos borrachos fue durante
       el festival en Reading en Inglaterra cuando encabezábamos el segundo
       escenario del festival y era el bolo más grande que habíamos tocado
       hasta el momento. Llegamos a la una de la tarde y estuvimos muy
       nerviosos todo el día aunque ya habíamos tocado en unos cincuenta
       festivales aquel año, y nos pusimos a beber. Salimos bebidos y fue uno
       de los peores conciertos que hemos hecho nunca. Si uno de los tres lo
       pasa mal, todos lo pasamos mal. Hoy hay mas gente en el público y por
       lo tanto no bebemos nada antes de la actuación".

    Pasáis mucho tiempo juntos, ¿seguís siendo buenos amigos?
         Chris: "Sí, si lo somos. Creo que somos más fuertes como grupo ahora
       que nunca. Tiene que ser así porque cuando estamos de gira pasamos
       mucho tiempo juntos: veinticuatro horas al día, siete días a la semana.
       Ya sabemos lo que no debemos hacer para no molestar al otro, o si
       alguno necesita un poco de espacio. Hemos pasado los años más
       importantes de la juventud en el grupo, nos conocimos cuando teníamos
       sólo trece o catorce años".

    ¿Han cambiado de alguna manera las relaciones entre vosotros? ¿Cómo os
   describirías él uno al otro?
         Chris (risas): "Pues, Dom es un tipo muy tranquilo y nada le molesta
       demasiado. Es muy positivo y tiene mucho entusiasmo para todo lo que
       hace. Matt es un chaval muy inteligente y hace muchas cosas bien.
       Tiene buena voz, toca muy bien tanto la guitarra como el piano y tiene
       muy claro lo que hace. No se limita en las cosas que quiere hacer. Lo
       malo de Matt es que a veces tiene pataletas, en un sentido divertido.
       Durante unos treinta segundos pierde el control, y entonces dice
       palabrotas y grita, pero después ya está bien".

    ¿Y cómo te describen los otros a ti?
         Chris: "¡DOM! Ven un momento, por favor. Dom, ¿cómo me describirías?".
         Dom (con cara de palo): "Es un hombre extraño. No sabe jugar al fútbol
       cuando está borracho. Es un hombre excitante. Tiene el cuello gordo.
       Es un buen bajista".

    Matt es el letrista principal de Muse, ¿alguna vez has estado tentado de
   escribir algo?
         Chris: "Matt sigue escribiéndolo todo hasta el momento, pero sí he
       pensado en escribir cosas para el grupo. Yo y Dom no hemos escrito
       nada en concreto, pero lo hemos intentado en varias ocasiones, aunque
       no tenemos suficiente auto-confianza para presentar nuestras letras
       para una grabación. Incluso el propio Matt vuelve a leer sus letras
       y a veces le da vergüenza. A Matt le gusta que la gente se le acerque
       y le dé su opinión sobre las letras. Creo que la interpretación de
       cada uno tiene tanto significado como la suya. Eso es bueno".

    ¿Qué opináis de los fans de Muse? ¿Cómo los veis en los distintos países?
         Chris: "Es difícil comparar los públicos en los distintos países,
       porque cada uno es muy diferente. En el Reino Unido los fans que
       vienen a nuestros conciertos son muy jóvenes, pero los franceses
       son un poco más mayores, y en Holanda y Bélgica son aún mayores y más
       reservados o incluso a veces un poco fríos. En Bélgica, por ejemplo,
       tocamos una hora sin recibir ninguna reacción del público, pero una
       vez salimos del escenario, se volvieron locos y no pararon de gritar
       y hacer ruido hasta que tocamos un bis. Y Japón es una locura. Las
       salas están llenas de chicas chillando. Creo que todos los grupos que
       viajan a Japón se sienten como si fueran The Beatles. Moscú es
       parecido en este sentido. Supongo que esto pasa por que los grupos
       ingleses o americanos no viajan muy a menudo por esos países y siempre
       será un evento para los fans de allí".

    ¿Dirías que los fans de Muse son muy devotos?
         Dom: "Sí, seguro que sí. Hay mucha gente que viaja mucho y que gasta
       un montón de dinero para vernos tocar. En la última etapa de esta gira,
       estuvimos una semana tocando en Inglaterra y una chica japonesa estaba
        allí el primer día de la gira y también en ¡los cinco conciertos
        siguientes! Fuimos a Europa y ella volvió a Japón, pero cuando
        volvimos de gira a Europa para hacer más conciertos en Inglaterra,
        ella estaba allí de nuevo. Vino para vernos en todas las actuaciones
        en una semana. Intenté sumar cuánto debe haber gastado: dos vuelos de
        ida y vuelta desde Japón, al menos diez noches en hoteles, trenes,
         entradas, comidas y merchandising, etc. No queríamos parecer
         maleducados, pero le preguntamos: '¿Cómo es que puedes venir a vernos
         tanto?' Y nos respondió que ahorra todo el año, sin gastar ni un duro,
         sólo para venir a vernos en directo. Es algo alucinante, es increíble,
         pero a la vez me siento un poco culpable que la gente quiera gastar
         tanto sólo para vernos tocar".

    En momentos como éste, os debéis sentir muy queridos por la gente. ¿Cuándo
   os habéis sentido más famosos?
         Chris: "De hecho, fue anoche. Una vez, un amigo mío me preguntó lo
       mismo y le respondí igual que ahora. El mejor bolo siempre parece
       haber sido el último. Anoche tocamos en Lyon ante 6.500 personas.
       Acabamos la actuación y nos preguntamos: '¿Qué cojones ha sido esto?
       ¿Cómo ha pasado?'. Los últimos tres años han pasado volando y me parece
       que sólo fue ayer cuando tocamos nuestro primer show en el extranjero.
       El primero fue en un local de París con la entrada libre, y ahora
       tocamos ante 6.500 personas. ¡Es una locura! Además, a la discográfica
       con la que trabajamos, no le parece que vayamos a quedar en el olvido
       dentro de un par de años. Lo digo porque el contrato incluye un detalle
       que explica que cubre no sólo el mundo, sino el sistema solar entero.
       Me parece una estupidez, pero supongo que dentro de veinte años si se
       puede tocar en Marte, ¡temen no recibir los royalites!".

    ¿Cuál ha sido vuestro mayor logro hasta ahora?
         Chris: "En lo personal, ser padre. Mi hijo cumplirá dos años en julio
       y mi novia está embarazada de nuevo, y lo esperamos para diciembre.
       Tener hijos te cambia la vida: todas tus perspectivas y opiniones
       cambian. Es como si no tuvieras que cuestionar lo que haces todo el
       tiempo. Empiezas a entender la vida en un nivel distinto, entiendes
       cómo es la vida, la reproducción humana y todo esto".

    ¿Qué hacéis en vuestros días libres?
         Dom: "Matt y yo ya vivimos en Londres. Pero Chris sigue viviendo en
       Devon. Si tenemos unos días libres durante una gira, nosotros
       preferimos pasarlos en el extranjero, pero Chris, como es padre y un
       hombre de familia (risas), los pasa en casa".

    ¿Chris, has pensado alguna vez en llevarte la familia contigo cuando vas de
   gira?
         Chris: "¡No, no lo haría! ¡Sería una pena! (risas) Kelly, mi novia, ha
       venido un par de veces de gira con nosotros y vino al festival V2001
       en Inglaterra pero con el bebé sería demasiado follón, tiene una edad
       difícil. Yo no quiero que esté envuelto en demasiado humo y alcohol
       todo el día. Tenemos la norma de no fumar en casa, y por lo tanto
       estar con mucho humo le haría toser hasta ponerse ponerse enfermo. Es
       una lástima porque me gustaría pasar más tiempo con él. Sólo paso unos
       dos meses en casa cada año, pero nunca estoy fuera de casa más de un
       par de semanas seguidas".

    ¿Cómo permanecéis sanos viajando tanto y conociendo tantos sitios nuevos?
         Matt: "Cada noche, después de la actuación, hacemos una pequeña fiesta.
       Hacemos esto si no tenemos tiempo para visitar bien la ciudad en la que
       tocamos. Cuando estás de gira y viajas tanto fácilmente todos los
       sitios empiezan a parecer iguales. Por lo menos, en una fiestecita,
       podemos conocer la gente de un lugar un poco más".
         Chris: "Antes de la actuación, Tom, nuestro amigo y ayudante, regala
       unos cuantos pases para la fiesta de después. Siempre hay muchas chicas
       en la fiesta, porque Tom suele regalar entradas sólo a las chicas.
       Después, vamos a dormir en el autobús, y nos levantamos a la mañana
       siguiente en otro sitio, u otro país. Es difícil a veces no tener una
       vida cotidiana, pero no es nada malo. Con los discos intentamos
       explicar cómo es vivir la vida así. Las canciones de los puntos
       extremos de las emociones humanas y que cada uno vive en un punto
       incierto entre los puntos extremos. Un día la vida te hace muy feliz,
       pero otro te puede parecer malo. Vivimos continuamente entre los
       puntos de felicidad extrema o tristeza extrema. Porque siempre estamos
       viajando, la vida nunca tiene estabilidad y la buscamos mientras
       continuamos de gira".
          Dom: "Por suerte no hemos tenido que volar hasta el momento en esta
        gira. Me parece que hay muchos grupos que cancelan sus giras y
        actuaciones en el extranjero por miedo a volar. Pero lo vemos como
        algo inevitable y no es una excusa para no hacer una actuación.
        Tienes que decidir hasta qué punto los atentados de los Estados Unidos
        te pueden afectar. Hay que volver a la normalidad. No cancelamos
        conciertos incluso cuando alguno de nosotros está enfermo. La única
        excusa para cancelarlo en nuestra opinión, ¡es la muerte!".

Y como no es filtro, entonces será ojete, en este caso, ojete de monico, porque sí, es un ojete, pero un ojete elegante con muchas cosas guays.

 

TinyPortal © 2005-2012