semidetached semidetached
*

Desconectado CryingShame

  • 4877
  • 114
  • Que tramáis morenos???
Crónica del BBK
« en: Mié, 15 de Jul del 2015, a las 16:06:43 »
Muse – BBK – 15/07/2015
 
Para comenzar el relato del concierto responderé a una pregunta que creo fundamental a la hora de comprender una crónica:
¿Desde dónde viviste el concierto, grada o pista?
A pesar de ser mi séptimo concierto de Muse, y de que había dicho hasta la saciedad que no volvería a pista, a las 19.30 del sábado estaba situándome en la zona frente al escenario una vez más.
 
Os ahorraré la narración de la espera hasta las 00.10 ya que además de tediosa, poco a poco y  a medida que la hora de Muse se acercaba, se fue volviendo agobiante ya que miles eran los que, al igual que nosotros, querían ver a Muse desde la pista.
 
A pesar de ser británicos, Muse demostró una vez más que lo de la puntualidad no va con ellos y, con 10 minutos de retraso, las luces se apagaron, una interferencia recorrió los altavoces y el sargento apareció. Los pocos segundos que duró el drill sergeant bastaron para caldear un ambiente que la lluvia había enturbiado minutos atrás.
 
Las primeras notas de psycho fueron el detonante de una locura que no tardó en atraparnos a todos y, al grito ya típico de “lololo”, la pista comenzó a temblar bajo los saltos de todos cuantos allí estábamos. Puede que fuese la euforia del momento, o el que llevásemos más de dos años esperando el regreso de Muse a nuestro país, pero psycho fue una auténtica salvajada musical de la que no pudimos recuperarnos pues, de inmediato se inició supermassive.
Decir de supermassive que es una de las canciones que cada vez que la tocan suena mejor.
Sin tiempo para secarnos siquiera las frentes comenzó the handler con sus siniestras proyecciones y la grandiosa voz de Matt llenando todo el recinto del BBK e incitándonos a cantar en su mismo tono, misión imposible y que, sin duda alguna, comenzó a forjar nuestra afonía.
El concierto prosiguió sin tregua alguna pues Muse comenzó PiB para nuestro horror (y digo “horror” por que llevábamos casi quince minutos saltando y vociferando sin descanso); pero nos recompusimos pronto y volvimos a saltar al grito de “My plug in baby, crucifies my enemies”.
 
Llegó Dead Inside y con ella pudimos recuperar un poco de aliento mientras disfrutábamos de los visuales proyectados, los mismos que salen en el video lyric. He de decir que junto con Mercy esta fue una de mis grandes sorpresas de la noche ya que, a pesar de la polémica que generó su salida, la gente la cantaba, al menos dónde nosotros estábamos, de principio a fin.
El guiño a España vino con Resistance, canción que Muse siempre toca en nuestro país, o procura hacerlo, ya que aquí fue dónde grabaron el videoclip de la misma.
Luego vino la omnipresente hysteria que culminó de la mejor forma posible dando paso a citizen, y ahí sí: la locura se desató mientras fans de todas las edades cantábamos una de las canciones más emblemáticas de Muse. El final de citizen no pudo ser mejor ya que comenzó apocalypse please, que er alo que muchos estábamos pensando en ese momento. Sinceramente de esta canción, salvo la brillante percusión de Dom, tengo pocos recuerdos pues el cansancio comenzaba a pasar factura y sólo podía pensar “este es el último concierto de pista, ya estoy muy mayor para esto. El último, fijo.”
 
Starlight sonó y todos caímos en la tentación de palmear y cantar a la vez empujados por un Matt que brindó en dos ocasiones el micro a la pista para que fuésemos nosotros quienes llevásemos el peso de la canción, algo que hicimos más que gustosos.
La calma concluyó cuando TIRO sonó, y la sorpresa vino con Mercy y su fastuoso final, una de las señas de Muse pues, en las canciones más fríamente recibidas de sus últimos discos hacen un despliegue de medios que siempre logra sorprendernos y hacernos desear volver a disfrutar de la experiencia, en el caso de Mercy el cielo de Bilbao se cubrió por confetis y serpentinas rojas y blancas.
A partir de aquí los que habíamos leído otros setlist sabíamos que empezábamos la parte final del cocnierto, una de las más potentes.

Reapers fue la ratificación de que las canciones de Drones son de las más potentes de Muse en directo; concretamente con Reapers volvimos a saltar y a dejarnos la voz con su final.
La penúltima fue Uprising, otra de las que me sorprendió pero en este caso para mal. No sé si ha perdido fuerza, o que iba tras Reapers o si éramos nosotros que ya no podíamos mucho más a estas alturas de concierto pero, a diferencia de otras veces me sonó bastante plana, insulsa.
Por último llegó KoC. Poco se puede decir del broche final de los conciertos de Muse salvo que, de pronto, todo el cansancio desapareció y disfrutamos de la canción como si nunca antes la hubiéramos escuchado en directo.
 
Con el recuerdo aún fresco del concierto, alguna que otra agujeta, la voz aún medio quebrada, las buenas sensaciones de las canciones de Drones, el disfrutar de los muser, del buen ambiente de Bilbao, sólo puedo pensar en si de verdad el año que viene veré a Muse desde la grada o la tentadora pista podrá otra vez conmigo…
 

 
 
26/06/12 (23:35:28) Danielo: crying, te cambio 4 gatos y dos cabras por todo tu hamor DD:

 

TinyPortal © 2005-2012