Se llamaban así por una película porno.

No, no Muse. Su primera encarnación como trío, alrededor de 1994, era conocida como Rocket Baby Dolls, de una película porno japonesa. No la hemos visto, pero nos hacemos una idea de qué va. Daremos gracias a que no se llamaba “Fucky Fucky”. Otros nombres anteriores a Muse fueron Gothic Plague, Carnal Mayhem, Youngblood y Fixed Penalty.

De tal palo, tal astilla.

Matt Bellamy es hijo de una estrella del pop. Y no una menor. Tampoco tocaba el bajo en la versión demo de Hi, Ho Silver Lining. En 1961, con 20 años, George Bellamy, nacido en Sunderland, se unió a The Tornadoes a la guitarra. En cosa de un año se convirtieron en la primera banda que llegó al top de las listas americanas, con su single instrumental Telstar, producido por Joe Meek. Muchos consideran que esta es la primera canción en la que aparecen distorsiones, y consiguió vender la asombrosa cifra de 5 millones de copias. Es un reto comercial que Muse todavía les queda por alcanzar. Según Matt, el consejo que les dió Bellamy fue, “Disfrútalo mientras seas joven y pégate un revolcón”.

No son de Devon, lo sabes, no?

El pintoresco pueblo de Teingnmouth, Devon, podrá ser donde Muse se formaron, pero los tres miembros y sus familias en realidad son de otros sitios: Matt de Cambridge, Chris de Rotherham, y Dom de Stockport. Todos se mudaron a Teignmouth antes de iniciar Educación Secundaria, y se podrían haber conocido en el Instituto de Secundaria de Teignmouth. Otros residentes famosos de Teignmouth incluyen a Charles Babbage, inventor del primer ordenador programable. Y… eso es todo.

La vida en el pueblo les deprime.

La primera canción que compusieron Matt, Chris y Dom como Rocket Baby Dolls fue Small Minded, inspirada en Teignmouth. “Trataba de la actitud de la gente de nuestro pueblo. No nos parecía bien”, dijo Matt en el año 2000. “Estábamos hartos de beber sidra y estar hechos una mierda”, añadía Dom.

Se lo han currado.

La primera gira propiamente dicha de Muse fue en mayo de 1999, la Evening Session Tour de Radio1 con Steve Lamacq, en la que tocaron con los rockeros británicos 3 Colours Red y la formación femenina californiana de pop-punk The Donnas. “Fue la primera vez que tuvimos un bus para ir de gira”, recuerda Matt. “Antes solían ser conciertos aislados en sitios como Tunbridge Wells o Hastings”. “Puestos entre las otras dos bandas, parecían anémicos”, dijeron en un semario británico que no era Kerrang! acerca de la etapa de la gira en Cardiff. ¿A quién llamas anémico ahora, eh, eh?

A Muse les gusta el rock artístico belga.

Raro pero cierto. En entrevistas recientes, el trío ha hablado entusiásticamente y ha reconocido la influencia de tres bandas, más o menos de culto, en el desarrollo de su carrera: Millionaire, dEUS y Soulwax. Las tres son de Bélgica, un país que normalmente no se caracteriza por su pedigrí rockero. Por tanto, a Muse les gusta la música belga, claramente.

… y la música de baile.

Para un rato, de todas formas. De adolescente, en los primeros días de Muse, Matt fue a ver a The Orb, Orbital y Aphex Twin (a estos dos veces), iconos de la música de ambiente y de baile. “Esa música me gustaba mucho cuando iba a una discoteca”, dice, “pero en casa no funcionaba, la verdad”. Recientemente han citado la escena discotequera de Nueva York como influencia en su nuevo álbum Black Holes and Revelations, y se hace notable sobre todo en el single Supermassive Black Hole, de estilo cercano al funky.

Tienen motes.

Damos por sentado que no tienen motes molones como Don Juan, Snake Eyes o The Fonz, pero a Chris le llamaban Cheers de toda la vida, y a Matt todos los que le conocían le llamaban Bells, por razones obvias. A Dominic sin embargo se le conoce como… Dom. Entiéndelo, colega… se supone que el batería es el loco de la banda.

No son “radiogénicos”

Un alto ejecutivo de la discográfica americana de Muse, Maverick, de Madonna, opinaba que su segundo álbum, Origin of Symmetry (2001), y en particular la voz de Bellamy, “no eran apropiados para la radio”, y les pidió que lo recompusieran. Ofendidos, dejaron la discográfica. Aunque Serj Tankian de System Of A Down intentó que firmaran para su sello, Serjical Strike, pasaron cuatro años hasta que el álbum fue publicado oficialmente en Estados Unidos. Apuesto a que ese ejecutivo ahora se siente un poco estúpido…

Art Attack

Las chocantes y, en cierto modo, enigmáticas portadas de Absolution y Black Holes & Revelations, fueron creadas por el respetadísimo diseñador Storm Thorgerson, anteriormente conocido por sus trabajos para AC/DC, Led Zeppelin, The Mars Volta y la portada de The Dark Side Of The Moon de Pink Floyd, quizás una de las portadas más icónicas de siempre. “Cuando uno es joven, las drogas, sobre todo el ácido, son cruciales a la hora de formarte tu idea del mundo”, dijo una vez Thorgerson en una entrevista. Hmm… no me digas…

La vida en Marte

La apestosa canción que cierra Black Holes, Knights of Cydonia, trata de una zona de Marte donde se puede ver una controvertida formación rocosa en forma de cara. En algunas fotos se aprecia un efecto parecido al de las máscaras de Jason Voorhees. Esto, a cambio, ha llevado a formular teorías conspirativas, un tema favorito de Muse, según las cuales la NASA está encubriendo dicha formación rocosa “porque hay más que una cara humana; también hay evidencias de unas pirámides y una ciudad”. Una inspección más profunda ha revelado, sin embargo, que después de todo en realidad se trata sólo de un montón de piedras. ¿Quién quiere oír otra canción sobre “piedras”? Pero planta ahí a unos caballeros y ya verás cómo hablan…

Tom Waits

Matt Bellamy es un gran fan del trovador americano de voz ronca Tom Waits, hasta el extremo de que él, como Waits, llegó a usar huesos de animal como percusión durante la grabación de Origin of Symmetry. La banda también solía salir al escenario mientras sonaba el estremecedor poema “What’s He Building?”, como se ve en su aclamado dvd Hullabaloo. Un secreto: la canción en sí misma puede oírse en el cd rebovinando desde la primera canción. Algo no tan secreto: sal y compra el álbum Mule Variations de Waits.

Son El Código Da Vinci del rock.

E infinitamente más interesantes. De gira por Estados Unidos en mayo de 2005, unos Muse que probablemente se aburrían mucho, montaron una búsqueda de un tesoro que empezó con una serie de mensajes crípticos en internet, códigos y anagramas que tenías que descifrar. Sólo trece personas descubrieron el código, que les condujo a una bicicleta que habían firmado y escondido bajo un puente, el código final de la combinación para dar con la bicicleta. No es lo mismo que desenterrar un Da Vinci original, pero, hey, no puedes hacer la cabra con un cuadro…

Sangre americana

Muse muy rara vez han cancelado conciertos, y desde luego nunca dejan de tocar a la mitad de un concierto, aunque sí tuvieron que hacerlo en una ocasión, en 2004, mientras tocaban en el Cotton Club de Atlanta. “Inmediatamente me di cuenta de que algo iba mal, porque (Matt) se inclinó hacia uno del equipo y se apuntó a la boca”, dijo un testigo visual. “Parecía como si alguien le estuviera echando una botella de agua por toda la cara, pero era sangre”. Qué agradable. Se puede ver un video un tanto borroso en www.youtube.com si buscas “Muse, Atlanta”.

Hey, marinero!

Uno de los más memorables conciertos de los principios de Muse fue tocar ante veinte personas en un local llamado The Charleston in el puerto francés de Cherbourg allá en junio de 1995. “Era una especie de bar de marineros gays”, dice Matt. “Verídico, un bar al lado de un embarcadero con un par de marineros tambaleándose y skinheads”. Después, y sin darse cuenta, pasaron de contrabando 200.000 cigarrillos Regal King Size, vino tinto, cerveza y licores para, según Chris, “un viejales lugareño muy chungo que se aprovechaba de los grupos jóvenes para que le pasaran cosas de contrabando”. Entre todo el equipo y el botín, sólo quedó un minúsculo hueco para que los tres pudieran entrar apretados en la furgoneta, encima del todo. Les pagaron 50 libras por las molestias.

Rockandrolleando por todo el mundo

El bajista Chris Wolstenholme tocó una vez la guitarra para sus amados Status Quo. Para una prueba de sonido, nada más. Fue mientras visitaban a un amigo en una universidad de Plymouth, en 1997, cuando “el silencioso” sustituyó al auténtico David St. Hubbins, Rick Parfirr, que estaba “descansando”. “¿Alguien sabe tocar la guitarra?”, preguntó el de los vaqueros. “Él sabe!”, gritaron los colegas del bajista apuntando a Chris. De improvisar con Francis Rossi y compañía, nuestras fuentes dicen que al estoico bajista le gustó. Le gustó, le gustó, le-le-le-gustó.

Trabajillos para chavales

Puede que sean unos caballeros bien hablados de la jet set internacional, pero Muse han trabajado muy duro para llegar ahí. Antes de que arrancara la banda, Matt limpiaba mierda en baños de campings, montaba andamios, pintaba y decoraba, y hasta demolió un centro comercial. Mientras, Dom trabajaba en la cafetería de un colegio y empaquetaba camisetas de las Spice Girls en una fábrica. Chris trabajó de caddy en un campo de golf, en una tienda de guitarras, y en una furgoneta de helados, “de ejecutivo, eso sí”.

Una pérdida de tiempo en el agua

Armado sólo con un par de bañadores fardahuevos (xD) y unas baquetas, Dom grabó parte de la batería de Apocalypse Please, la canción que abre Absolution, en una piscina llena de agua, lo cual parece un tanto excesivo. La banda también hizo el experimento de grabar los platillos sumergiéndose en el agua para crear un efecto gong. Sonaba como el culo, así que abandonaron la idea después de muchas horas dándole vueltas.

Eres tan… venoso

En tiempos de Origin of Symmetry, Matt empezó a expresar sus rasgos más excéntricos, tales como teñirse el pelo de un color distinto cada día, y desarrolló el hábito de dibujarse las venas con un rotulador. Hacía un efecto raro, pero las razones no eran tan curiosas; su madre le dejó muy claro que no quería que se las tatuara de verdad, así que optó por pintárselas con bolígrafo o rotulador. Ay pobre…

El tocabotones

El cuarto miembro de Muse es el recientemente agregado Morgan Nicholls, que gira ruletas y cosas así en los directos. En principio la banda contactó con el, a veces, bajista de The Streets para que sustituyera a Chris después de que éste se rompiera la muñeca jugando al fútbol contra The Cooper Temple Clause en la gira de 2004. Muse eran fans de la primera banda de Nicholls, Senseless Things, con los que, irónicamente, el trío tuvo sus primeras experiencias botando a los pies de un escenario una década antes.

 

Por: Ben Myers / Fuente: musewiki / Traducción: Geles

0 27