Creo que la primera vez que realmente me entusiasmé por las guitarras fue cuando tenía como 12 años. En aquel momento, no me interesaba la música heavy en absoluto. Conocía el tipo de cosas que toca mi padre, del estilo Dick Dale. Simon y Garfunkel. La música pop de los años 60. Nirvana eran bastante conocidos y siempre destrozaban sus guitarras. Eso comenzó a provocar algo dentro de mí. Pero entonces vi un video de Jimi Hendrix en el Monterey Pop Festival. Mas que la canción, lo que cambió mi vida fue la libertad, la expresión que él brindaba al interpretarla. Había una sensación de peligro temerario y salvaje. El remate fue cuando al final destrozó la guitarra y luego la prendió fuego.
Después empecé a probar con la guitarra acústica. Pero la única manera en que sabía tocar era ajustar una acústica en un acorde y tocar estilo slide con la guitarra en mi regazo, porque era demasiado pesada para tocarla, realmente. Empecé haciendo blues de 12 compases, más como lo que los White Stripes solían hacer, blues acústico. El primer riff propiamente dicho que aprendí sería Cross Roads Blues de Robert Johnson, entonces alguien dijo, “¿Has escuchado la versión de Cream, Crossroads?”. Así que empecé a practicar. Entonces probablemente tocaba un par de riffs de Hendrix, Voodoo Child (escrito en el artículo como Voodoo Chile), Little Wing. De todas, Hey Joe es la que más me gusta tocar. Me gusta la manera en que toca todo sutilmente, cuando otro guitarrista la habría hecho mucho más heavy, y él trató de expresar la emoción de esa manera.
Dicho éso, cuando compongo, la guitarra es probablemente lo segundo o tercero para mi en Muse. Tiendo a componer principalmente en el piano o sintetizador, y entonces intento imaginarme cómo puedo traducirlo a la guitarra. Tiendo a sorprender a muchos productores con mi escaso conocimiento sobre guitarras. Plug in Baby y Stockholm Syndrome nacieron en el sintetizador. Creo que la razón que me guste gente como Hendrix y Tom Morello de Rage Against the Machine es que hay una sensación de que tratan de enfocar la guitarra de manera que va dirigida por sus personalidades, más que por cuestiones técnicas. Y haciendo éso, tocan como nunca se ha hecho antes. Sobre todo Hendrix; no se trata necesariamente de melodías o acordes, sino de su energía, la manera en que su personalidad psicodélica, alocada, algo drogada, traspasa la música. Tiene tanto dominio de su instrumento que te olvidas absolutamente de que está tocando un instrumento.

Muse trabajó en los Estudios Electric Lady para parte de su último álbum. El diseño del lugar es bastante inusual: no lo han cambiado desde que Hendrix lo construyó, pero todavía parece muy futurista. No de una manera retro-futurista, pero te hace pensar en el futuro. Cuando la gente piensa en Hendrix, tienden a pensar en alguien grosero y blusero, en realidad no piensan en el espacio exterior y todo eso. Fue uno de los primeros en construir su propio estudio, en parte porque los gastos de su álbum previo habían sido tan astronómicos, por su extremo perfeccionismo; Gipsy Eyes, por ejemplo, fue regrabada 43 veces antes de dar con la toma correcta.

Hendrix también fue pionero en usar el estudio en sí mismo como un instrumento, sacando sonidos inusuales hasta que el ambiente era otra extensión de su propia creatividad. Nos estamos construyendo nuestro propio estudio por razones similares. Quiero seguir ideas allá donde lleven, mientras sea necesario. Por ejemplo, llevó tres días crear el sonido de guitarra en Map of the Problematique, y el equipamiento costó unas 20.000 libras montarlo, pero de verdad, me habría venido bien una semana extra. Me identifico con ese tipo de perfeccionismo.

Obviamente a Hendrix siempre se le tiene como la cima de los guitarristas, pero creo que Prince no ha obtenido suficiente respeto por su trabajo de guitarra, aunque ha estado muy influenciado por Hendrix. Siempre me ha parecido impresionante que logre dejar de lado su ego para que su guitarra complemente las canciones. En sus temas más famosos apenas oyes las guitarras, suenan muy bajas en la mezcla. When Doves Cry, por ejemplo, está dominada por ese ritmo tan fuerte, pero la guitarra funciona genial. Me gusta mucho Cream también; es hábil pero sutil. Prince tiene su propio estudio también, y puede buscar ideas hasta el final si es necesario. Me he enterado de que también tiene un local de directo en su casa donde ensaya con su banda.

Tenía muchas ganas de ir al concierto de Led Zeppenlin, pero no pude porque estaba en América. Por lo que respecta a Jimmy Page, me encantan sus potentes riffs; Inmigrant Song, Heartbreaker, cosas así. Hendrix era más libre e improvisaba más en sus riffs, mientras que Page era el maestro en estos riffs exactos, pegadizos, taladrantes y repetitivos. No creo que alguien hiciera algo como ésto antes y me alegro de que esté empezando a ganarse más respeto como innovador.

Aunque capto mucha atención por parte de las revistas especializadas por mi forma de tocar, en realidad soy bastante anti-técnico. Muchos profesores de guitarra están obsesionados por Steve Vai y Joe Satriani y es tipo de gente. Nunca los entendí realmente. Tiene muy poca emoción, por decirlo diplomáticamente. Cuando estábamos grabando el álbum en Nueva York, vimos que Yngwie Malmsten estaba tocando, así que Dom y yo decidimos tomarnos unas cervezas e ir a verle, qué coño . Ni siquiera puedo describírtelo; fue horrible, aunque extrañamente bueno. Lo que nos saludó en el escenario fue el genio más gordo, más alto, más peludo y más raro payaso que he visto jamás. Tienes que verlo para creerlo. Ahora mismo está en su punto álgido. Definitivamente está atravesando su fase Elvis. De hecho había muchas mujeres allí. Creo que a muchas mujeres les gustan los guitarristas gordos y peludos…

0 3